Fuentes cantoras, aguas que fluyen sin tiempo

Si algo me impresionó de la Gran Sabana es que a pesar de tanta vastedad y aparente aridez (aunque lloviera el suelo estaba casi siempre seco), era ver la cantidad de riachuelos y aguas que corrían por doquier. Y sin duda las mil y una cascadas, cataratas, caídas que se amontonaban por la ruta o saliéndose un poco de la franja de asfalto.

Pero, por qué le llaman cascadas? Según la etimologia, proviene del italiano, y significa en efecto caída de agua. A mí no me termina de convencer, porque el concepto no representa la naturaleza más que descriptiva de este fenómeno orográfico. De hecho, en esos días de “retiro”, me di cuenta de qué tan agua soy, de cuánto me conectan y transmiten estas fuentes cantoras.

Ciudad Guayana, La Llovizna
Fuente cantora Anawai
Fuente cantora sakaika
Fuente cantora sakaika
Fuente cantora sakaika
Fuente cantora sakaika
Fuente cantora sakaika
Sakaika
Donde estoy?
Fuente cantora La Golondrina
Fuente cantora La Golondrina
Fuente cantora La Golondrina
Fuente cantora La Golondrina
Fuente cantora La Golondrina
Fuente cantora La Golondrina
Fuente cantora Paraiso
Fuente cantora Paraiso
Poza en La Golondrina
Caui
Kama Meru
Kama Meru
Las tres piscinas
Flor de Mayo (en julio), 3 piscinas
Tres piscinas
Tres piscinas
El Jaspe
El Jaspe
El Jaspe

Aunque el origen del agua no sea allí mismo en el sentido estricto de la palabra, estar abajo viéndola como brotar y experimentar súbitamente la gravedad y al mismo tiempo elevar su canto por toda la sonoridad del espacio; para mí queda clarísimo que no son sino fuentes que cantan. Y transmiten mucha fuerza  y energía. La resonancia y acústica de los muros y el “disco” infinito de la música que toca el agua es uno de esos momentos que conectan con todos los momentos; una muestra de que el tiempo no existe.

En estas épocas en las que el agua es un bien en vías de privatización, y hay tantas luchas dignas en torno a protegerla y cuidarla para todxs, me vino bien llegar a todas estas diferentes fuentes que emanan desde hace millones de años de una tierra tan perdida en la historia del planeta que no podemos imaginarlo. Sus cantos transmiten esperanza, y nos recuerdan que al fin y al cabo somos agua también.

Este axis mundi se remoja constamente por el eterno fluir de sus aguas, sus cristales sembrados por doquier no dejan de irradiar sus energías al cosmos; asi que cómo no sentirse tranquilo y como en casa… más aun, como en el líquido amniótico que alguna vez nos acogió antes de venir al mundo.

Print Friendly, PDF & Email

One thought on “Fuentes cantoras, aguas que fluyen sin tiempo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.