Açaí: vicio de palmeras

No estoy al tanto de la diversidad de palmeras que puede tener Brasil, pero sin duda hay muchas! En la mayoría de los casos un sólo tipo de palmera es aprovechada para todo: comida, fibra, techo, madera, dulces, aceite… Increíble de pensar en el perfeccionamiento de los paisajes y cómo la gente se va ajustando a ellos. Aunque haya muchos otros materiales que poco a poco van sustituyendo los tradicionales (por precio, presión sobre los recursos, imposición, etc), es notable cómo algunas cosas están muy instaladas.

Y el açaí es una de esas cosas. Originaria de las partes bajas de la amazonía, y también conocida como juçara, esta palmera da unos frutitos muy chiquitos, que cuando están maduros se ponen de color violáceo muy fuerte. De la pulpa, que es verdaderamente muy poco con respecto al tamaño del fruto -es más semilla que nada!- se confecciona una especie de jugo que varía en espesura de acuerdo a quien lo haga. El resultado es una fiesta a los sentidos; alguien me dijo que no sabía de alguien que comiera açaí que no se pusiera contento después de comer.

IMG_8353
IMG_8480
IMG_8481
IMG_8482
IMG_8483
IMG_8485
IMG_8486
IMG_8487
IMG_8488
IMG_8489
IMG_8490

Y es que se puede comer de desayuno con frutas, de almuerzo con farinha o de cenar con pescado o camarón seco. Se endulza con azúcar o miel, y frío es simplemente divino. La cantidad de proteina que contiene supera el 8%, y es altísimo en fibra. Por eso, cada vez que yo veo un rótulo en la calle que dice “Temos açaí”, para mí se traduce en “Pare sí o si”.

Hay que comer ahora que hay!

Print Friendly, PDF & Email

One thought on “Açaí: vicio de palmeras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.