Bioconstrucción y compinchería en Sitio Passarim

Preparando la masa del día
Preparando la masa del día

Cuando iba pasando por Umuruama, la última ciudad del estado de Paraná, Ana -quien me hospedara- me habló del Sitio Passarim. Me dijo que tenía que conocer (aunque luego supe que ella todavía no conocía). Así que me puse en contacto con ellos por su página y pensé: si sale, sale. Al principio me respondieron que ya estaba llena la cuota de voluntarios, pero luego parece que a seu Antonio, el padre y gestor del Sitio, le llamó la atención que fuera agroecólogo. A mí me llamaba la atención aprender más de bioconstrucción, conocer un lugar y gente nuevas, y sobre todo la terapia del barro…

 

Cascada en Rio Verde
Cascada en Rio Verde

Sitio Passarim por ahora es un espacio donde se ponen en práctica diversas técnicas de construcción con barro, desde pique-y-palo hasta superadobe, y cuyo objetivo luego de un tiempo será la construcción de una vivienda y unos bungalows para alquilar; siendo que Rio Verde empieza a tener más auge con el ecoturismo, al ubicarse en el extremo este y de altura del Pantanal. Por ello le llaman el mirador del Pantanal. Así que allí llegué desde Campo Grande -capital del Estado de Mato Grosso Sul- y luego de pasar unos días en ruta probando las nuevas ropas para frío que me llegaron a la casa de Rene en Dourados.

 

 

Con Anna y Mummu, compartiendo tardes y humitos
Con Anna y Mummu, compartiendo tardes y humitos

En Campo Grande Anna y Mummu me dieron no sólo un espacio para armar la carpa, sino que también un montón de su tiempo para ir a conocer la ciudad en bici, y los rincones naturales que alberga… Curiosamente unos amigos de ellos también conocían el Sitio Passarim y me encomendaron mucho ir; así que aunque parecía que el invierno estaba cada vez más presente, había que enrumbar un poco más al norte. Además, salí con un banquito de camping que probó ser super práctico en las posteriores reparaciones mecánicas, y unas patas de bambú para mi pequeño trípode que dieron altura a mis retratos :p.

 

 

Vista desde el mirador de Igrejinha al atardecer
Vista desde el mirador de Igrejinha al atardecer

Rio Verde de Mato Grosso queda a unos 200 y pocos kilómetros al norte, y es popular por los balnearios -como Sete Quedas- con cascadas y aguas frescas. Allí me quedé casi dos semanas trabajando con Rafinha y su combo: una docena de gente linda con quienes hacíamos mezclas de barro, apuntalamos paredes, hicimos paredes de ladrillos de barro y revoque grueso. A pesar del frío fueron días con su calorcito, y algunas lluvias; pero no impidió que pudiéramos ir al río a pegar un chapuzón, o a hacer una caminata a Igrejinha, desde donde hay un impresionante mirador hacia todas las planicies inundables del Pantanal. Desde la Fazenda Igrejinha, donde entramos porque Beto nos dio esa cortesía, se pueden ver las partes más altas y rocosas, donde al parecer los jaguares usan para la época de gestación va desde octubre a febrero. Ahí hay que andar con extremo cuidado, porque un encuentro con una jaguara parida no debe ser nada placentero.

Poco a poco nos íbamos yendo... y me tocó a mí un buen día.
Poco a poco nos íbamos yendo… y me tocó a mí un buen día.

Ya para estos días la certeza de salir de Brasil, luego de haber tenido la suerte de encontrar sólo gente buena en mi camino, que me abrigó del frío o me ayudó a seguir mi camino, ya empezó a darme saudade… Ese sentimiento que no se puede explicar, pero que en portugués tiene tanto sentido. Esa tristeza y alegría al mismo tiempo; esa nostalgia pero sin anhelo. Así que después de esos días, me enrumbé justo por la BR419, calle que nadie conocía bien, pero que según el mapa iba bordeando el Pantanal hasta llegar a Aquidauana. Aunque seu Antonio recomendó irme por otra ruta, al final el corazón mandó por otra dirección. Y es que justamente mucho del aprendizaje por estos días, y referido a la bioconstrucción, era cuando se trataba de tomar alguna decisión sobre cuánto barro poner, o refuerzos, o masa, o etc… Decía seu Antonio: esto es tecnología intuitiva, siga su corazón.

Altos aprendizajes y gente linda… preludio de mi certeza de que Mato Grosso do Sul tiene mucho para ofrecer.

Print Friendly, PDF & Email

3 thoughts on “Bioconstrucción y compinchería en Sitio Passarim

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.