Recorrido por el Pantanal, o el sinuoso camino del jaguar

Piraputanga, MS (Brasil)

En Mato Grosso do Sul, bordeando con Paraguay y Bolivia, existe una planicie alugable llamada el Pantanal. Nada menos que el mayor humedal que existe en el mundo, compartido entre los tres países. Es tan grande que se divide en 7 regiones, en este estado, unas más altas que otras. Yo llegué a Rio Verde, para pasar una semana prestando mis manos para trabajar con barro a cambio de techo, comida y gente muy buena onda (así quién no, cierto?). A este punto le llaman el “Mirante do Pantanal” porque de allí se aprecian las planicies que se van extendiendo hacia el oeste.

Atardecer desde Igrejinha
Atardecer desde Igrejinha; al fondo la vastedad del Pantanal

Una tarde visitamos la Fazenda Igrejinha, donde Beto nos recibió con la mejor de las vibras, contándonos del proyecto pecuario, el ecoturismo, las pinturas rupestres y el mirante (donde fuimos testigos de un alucinante atardecer. Como ya era tarde -que por colgados duramos como 3 horas saliendo del sitio-, apenas dio tiempo para ver la puesta del sol. Pero qué vista e imponentes rocas! Al fondo amenazaba la tormenta y luego concretamente fuimos hospederos de garrapatas por unos dias. Pero más increiblemente, estos sitios altos y protegidos son comunes refugios de los jaguares, quienes sobre todo buscan estos lugares para parir.

IMG_20160609_075325

Y es que en Pantanal, al ser de tan vasta extensión (más de 200.000 Kms2*) dentro existen muchas especies de aves y abundan los jacarés (caimanes) mamíferos grandes como el capivara; haciéndolo a su vez un ambiente idóneo para el jaguar, el cual sin duda está en la cima de la cadena alimentaria. Desafortunadamente, es de los poquísimos lugares donde su población no está tan amenazada. A mí me hizo repensar mucho mi deseo de encontrar a una onca luego de la tarde que la escuché de cerquita. En este lugar, a pocos cientos de kilómetros del centro geodésico de América del Sur; hay mucha vida y a pesar de que hay muchísimas fincas ganaderas, los prados parecen arborizados. No miento -sin haber estado jamás allí- si digo que me sentía en las savanas africanas.

* Cuatro veces el tamaño de Costa Rica

Santa Cruz de la Sierra (Bolivia)

Acabó el recorrido por el gran Pantanal hace días. Llegué a Corumbá luego de un último trecho por lo que se conoce como Estrada Parque, que son como 170Kms de calle de ripio, cruzando más de 70 puentes de madera que dejan apreciar las intricadas corrientes de agua que van de lagunas anegadas a diferentes canales que a su vez sirven para reunir las aguas del Río Paraguai y continuar su descenso hacia el sur. En el camino entre Aquidauana y Corumbá encontré y comparté con varios ciclistas, todos yendo en sentido contrario.

Despedida de ciclistas en Porto do Manga, luego de unos diítas de relax junto al río Paraguai
Despedida de ciclistas en Porto do Manga, luego de unos diítas de relax junto al río Paraguai

Las últimas dos noches antes de llegar a Corumbá, justo donde el río Paraguai parte el camino y se hace necesario tomar un ferry, unos amigos pensionados paulistas -pescadores que cada año se iban a algún lugar del Pantanal- abrieron las puertas de su casa y sus corazones para darnos espacio a mí y a una pareja de ciclistas que estaban yendo para el otro lado. El frío seguía muy presente, pero al tener un lugar abrigado, los días junto al río fueron descanso y calorcito para el alma.

Desde Corumbá sólo restaba despedirse de un país que me acogió por tantos meses y que me brindara la oportunidad de crecer en tantos aspectos de mi vida. Mas el camino continúa, y se avecina mi próximo capítulo de mochilero. Se cierra pues este episodio del Pantanal y de Brasil en el día en que Corumbá celebra ser re-conquistada. Todo yace tranquilo y nadie trabaja. Al día siguiente estaría en Bolivia, y tomaría el tren hasta Santa Cruz de la Sierra; 18 horas y 4 películas seguidas después.

 

Print Friendly, PDF & Email

One thought on “Recorrido por el Pantanal, o el sinuoso camino del jaguar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.